Participa a Oikocredit! Selecciona la regió on vius

Tancar la finestra
Sevilla Catalunya Euskadi

Què són les Associacions de Suport?

Les Associacions de Suport a Oikocredit són col·lectius de persones voluntàries constituïdes legalment en forma d'associacions sense ànim de lucre. Els socis i sòcies d'aquestes associacions duen a terme tasques de sensibilització i difusió de la missió d'Oikocredit i són una part molt important de l'organització. Les Associacions de Suport són sòcies directes de la cooperativa Oikocredit Internacional, i com a tals, representen en ella a tots els seus socis i sòcies de l'estat espanyol. Actualment existeixen 3 Associacions de Suport: Euskadi, Catalunya i Sevilla.

També existeix un grup de voluntariat actiu a Madrid (pots trobar més informació sobre aquest grup i les seves activitats a: www.madrid.oikocredit.es.)

Catalunya
Cerca

Pobreza, exclusión social y exclusión financiera: compañeras de viaje

Pobreza, exclusión social y exclusión financiera: compañeras de viaje

CRECE-BO-02-petita.jpg17 octubre | 2016

Más de 2.000 millones de personas en todo el mundo –el 38% de la población adulta-- no utilizan servicios financieros formales, según datos del Banco Mundial. El organismo internacional alerta que esto se debe a menudo "a la distancia física y a los requisitos complejos que hay que cumplir para poder abrir una cuenta".

El 17 de octubre se celebra el Día Internacional contra la Pobreza y la Exclusión Social, pero poco se habla de la exclusión financiera, cuando las dos están estrechamente relacionadas. El no tener acceso al crédito no es sólo una cuestión de los países del Sur, sino que la podemos encontrar, cada día con más frecuencia, en nuestra casa.

Vayamos por partes, la Comisión Europea define la exclusión financiera como la situación en la que una o varias personas encuentran dificultades en el acceso a servicios y productos financieros en el mercado general. A su lado, podemos hablar de exclusión social como una situación de desventaja que dificulta la integración de una persona o colectivo a algunos sistemas de funcionamiento social. Sindicatos y entidades subrayan que una de sus múltiples causas es la exclusión financiera.

CRECER Bolívia, entidad de microfinanzas apoyada por Oikocredit.

En este sentido, son varias las entidades de finanzas éticas que han sumado esfuerzos para revertir esta situación. El mismo Banco Mundial apunta que las cooperativas de servicios financieros han prestado servicios a personas y colectivos excluidos del sistema convencional.

Exclusión financiera en los países desarrollados

Desde el estallido de la crisis, la exclusión financiera es una realidad también en los países del Norte. En España, además, se le tiene que sumar la reestructuración bancaria impulsada con la Ley de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias Privadas de 2013, que supuso la práctica desaparición de las cajas de ahorros y, por consecuente, de su Obra Social.

Actualmente, el pastel bancario se concentra en 5 o 6 grandes bancos, con principios y valores muy alejados de los que en sus inicios abanderaban las cajas de ahorros: financiación a proyectos de proximidad, servicios al pequeño ahorro… Principios y valores que se alejan de las controvertidas transacciones bancarias –a menudo, demasiado opacas-- de hoy en día.

El resultado de la reestructuración: más de 2,6 millones de personas en situación de exclusión financiera en España. Es lo que arroyaba un informe de Mastercard hace tres años, coincidiendo con la aprobación de la nueva normativa. Además, según datos del mencionado documento, hay 12,1 millones de personas subatendidas, es decir, que no tienen acceso a ninguna forma de pago electrónico. No sólo se reduce a una cuestión bancaria, un 40% de los financieramente excluidos no ha recibido tampoco ningún tipo de pago, sueldo o ayuda social en los últimos tres meses.

Podemos añadir dos variables más a la exclusión: el género y la distribución geográfica. Más de la mitad de las personas excluidas, un 55%, son mujeres; y desde el inicio de la crisis se ha disparado el éxodo hacia municipios donde no existe oficina bancaria alguna.

Tanto las mejoras tecnológicas de los últimos años en el acceso a servicios financieros como las microfinanzas o las finanzas éticas y cooperativas de ámbito más local contribuyen de una forma importante a la lucha contra la exclusión financiera y, por ende, la social, tanto en nuestro país como en países del Sur. La realidad, no obstante, es que queda mucho trabajo por hacer y mucho camino por recorrer. Pero es importante tener en cuenta que, si bien sin inclusión financiera es difícil conseguir la inclusión social, la sola inclusión financiera no garantiza la inclusión social. Pero esta ya es otra historia a contar.

Arnau Garcia Gilbert
Periodista especializado en economía solidaria y periodismo político

« Back