¡Participa en Oikocredit! Selecciona la región en la que vives

Cerrar la ventana
Sevilla Catalunya Euskadi

¿Qué son las Asociaciones de Apoyo?

Las Asociaciones de Apoyo a Oikocredit son colectivos de personas voluntarias constituidas legalmente en forma de asociaciones sin ánimo de lucro. Los socios y socias de estas asociaciones llevan a cabo tareas de sensibilización y difusión de la misión de Oikocredit y son una parte muy importante de la organización. Las Asociaciones de Apoyo son socias directas de la cooperativa Oikocredit Internacional, y como tales, representan en ella a todos sus socios y socias de España. Actualmente existen 3 Asociaciones de Apoyo: País Vasco, Catalunya y Sevilla.

También existe un grupo de voluntariado activo en Madrid (puedes encontrar más información sobre este grupo y sus actividades en: www.madrid.oikocredit.es).

Catalunya
Buscar

En el camino del cacao

En el camino del cacao

Paul Bukuroh Appiah.jpgmiércoles, 19 de febrero de 2020

En el oeste de Ghana, el reciente Studytour de Oikocredit acompaña al agricultor de cacao Paul Bukuroh Appiah a un lugar donde el chocolate tiene sus orígenes. Corinna Groß, oficial de relaciones públicas de la asociación de apoyo de Oikocredit en Baden-Württemberg, Alemania, comparte su viaje con nosotros. Ella nos cuenta de primera mano cómo Fedco, organización socia de Oikocredit, hace que la vida sea un poco mejor para la gente en el pequeño pueblo de Pieso.

Al amanecer, abordamos el minibús y partimos hacia el oeste. Nos esperan siete horas de viaje. Nuestro destino: las plantaciones de cacao cerca de Tarkwa en la región occidental. Mientras el sol se eleva como una bola roja brillante sobre Accra, nos abrimos paso a través del denso tráfico. Al dejar atrás la ciudad llena de baches, las palmeras de plátano a lo largo de la carretera nos acompañan en nuestro camino; el paisaje está envuelto en una espesa niebla traída por el viento Harmattan, típico de esta época del año.

En el camino de Accra a Tarkwa

De la costa al campo

Finalmente, vemos el Océano Atlántico brillando entre los arbustos. Su color apenas se destaca con la neblina gris del horizonte. A medida que dejamos la costa y tomamos el camino hacia el interior, el paisaje cambia gradualmente. Donde antes crecían palmeras aisladas, ahora la vegetación se vuelve densa a lo largo de la carretera. Los caminos se vuelven accidentados y tenemos que evitar cráteres profundos a cada rato. Y entonces, tras ocho horas, llegamos a Tarkwa.

Permitidme presentaros a Fedco

Tarkwa es una ciudad de la región occidental de Ghana que cuenta con 30.000 habitantes. La organización socia de Oikocredit, Fedco (Federated Commodities Ltd), tiene aquí una de sus seis oficinas regionales. Fedco es una empresa social que compra granos de cacao a pequeños agricultores y revende el cacao a la Junta de Cacao de Ghana, el único exportador de Ghana. Con su fuerte orientación social, Fedco ha participado a lo largo de los años en diversos programas sociales que benefician a más de 100.000 agricultores proveedores

Granos de cacao secándose al sol en el almacén de Fedco en el distrito de Tarkwa.

Ghana y el cacao

Ghana no sólo tiene oro en sus numerosas minas, sino también "oro marrón" de sus bosques: granos de caca que son el ingrediente esencial para nuestro querido chocolate. En Ghana, 3,2 millones de personas se ganan la vida con el cultivo del cacao. Ghana es el segundo mayor productor de cacao del mundo. Dos tercios de la producción total de cacao del mundo proviene de Ghana y Costa de Marfil.

Tras la pista del grano de cacao

Nos gustaría conocer a los agricultores que se benefician del dinero que nuestros inversores invierten en Fedco a través de Oikocredit. La camioneta con los compañeros de Fedco se adelanta mientras seguimos en nuestro minibús. El polvo rojo oscurece la vista del camino de tierra con baches y cubre las hojas a la orilla del camino con un polvo de lo que parece ser azúcar glasé rosado. Mientras nos sacuden, pasamos una y otra vez por delante de coches que obviamente han sido víctimas de la difícil carretera de tierra y se han quedado atrás en la cuneta. Por favor, neumáticos, ¡aguantad!

Nada más que polvo en el camino de tierra hacia la granja de cacao

Finalmente, llegamos al pueblo de Pieso. Casas de barro sin enlucir, chozas de madera de colores y niños asombrados nos dan la bienvenida. Al salir del minibús, el inconfundible olor amargo de los granos de cacao llena el aire. En fila india seguimos a varios hombres del pueblo por el camino del bosque siempre verde. En los troncos de los árgustos, las vainas de cacao moteadas de rojo, verde y amarillo parecen dulces de colores. La humedad es particularmente alta bajo el dosel de las hojas y, en combinación con el calor, nos hace sudar en muy poco tiempo. Inmediatamente Paul y sus colegas empiezan a cortar las vainas maduras con machetes. De un solo golpe el fruto amarillo está en el suelo, poco después se abre con un látigo y la pulpa blanca que envuelve los preciosos granos de cacao rezuma. Tiene un sabor refrescantemente dulce y me recuerda a los lichis.

La muestra de una vaina de cacao fresco y maduro

De generación en generación

"Me gusta mi trabajo de granjero", nos dice Paul. Continuó la profesión de su padre, que también era granjero. Paul vive con su esposa y sus cuatro hijos en Pieso. Ha sido un agricultor de cacao durante 32 años. Además, trabaja como profesor en la escuela del pueblo y forma a los formadores que enseñan a los cacaocultores. Envía sus granos de cacao a Fedco. Está agradecido por la cooperación: "El trabajo con Fedco ha creado una importante estructura empresarial". Por ejemplo, Paul recibe financiación anticipada para su cosecha cuando necesita dinero para las cuotas escolares. Fedco también participó en la construcción de las escuelas del pueblo.

Paul tiene 49 años, pero la pasión por sus plantas de cacao no ha disminuido. "Espero ver la granja crecer hasta una edad muy avanzada". Sus dos hijos se harán cargo un día. ¿Y sus hijas? Para ellas, Paul quiere educación superior y buenos trabajos.

Un buen futuro para Pieso

De vuelta al pueblo, pequeñas cabras y pollos buscan comida en la tierra roja brillante frente a las simples cabañas. Los granos de cacao se secan en grandes mesas bajo el sol de la tarde de Ghana. "Espero que vuelvas algún día para ver lo que ha cambiado", dice Paul mientras nos vamos. Quién sabe, tal vez Fedco invierta la próxima vez en un buen camino hacia el pueblo.

« Atrás

Archivo de noticias

« Previous Next »

mayo 2020

abril

marzo

febrero

enero

diciembre 2019